Todo sobre la disciplina positiva

  1. ¿Qué es la disciplina positiva?

2. Bases

3. Beneficios

4. Algunas pautas para empezar.

  1. ¿Qué es la disciplina positiva?
    Hasta hace muy poco, se entendía como disciplina la educación de los niños y niñas basada en el castigo, a esta disciplina se le llama punitiva.
    Ya se conocen los efectos negativos de esta disciplina: baja autoestima, resentimiento, frustración, rebelión…
    Justo en el lado opuesto al castigo, se encuentra la disciplina positiva. Es una disciplina basada principalmente en el respeto la cual implica al niño en su propia educación haciendo que gane en autocontrol y autoestima.
    Un/a niñ@ educad@ con disciplina positiva se convierte en una persona responsable, respetuosa y feliz.

2. Bases.
La disciplina positiva se centra en el respeto, es la base para todo, puesto que sin él no puede entenderse la educación.
La colaboración del niño es clave para implementar la disciplina positiva, ya que ésto le hará ser más responsable y autónomo.
Un/a niñ@ autónom@, es feliz, se siente capaz de lograr aquello que se propone y su autoestima es alta.
Otras de las bases de la disciplina positiva son el cariño y la comprensión. Es necesario que de pequeño te sientes querido y comprendido.
Para un desarrollo sano y feliz, los niños necesitan sentirse parte de la familia, deben tener su propio espacio y poder actuar con libertad.
Cuando le brindamos todo esto a un niño, este se siente seguro, feliz y comprometido.

3. Beneficios.
El beneficio principal es que l@s niñ@s puedan entender el sentido de las normas y al entenderlas, las cumplan.
Con la disciplina positiva logran entender que todos y cada uno de sus actos tienen consecuencias y, al ser responsables, pueden actuar con libertad.
Un niño educado con disciplina positiva, sabrá cómo actuar en cada circunstancia y no hará falta que sus padres le tengan que avisar antes y castigar después.
El niño también es parte de su propia educación.

4. Algunas pautas para empezar.
Cuando veáis a alguien haciendo algo que no está bien, critica la acción que está mal hecha no a la persona que la hace.
Sé firme con tus decisiones, pero siempre muéstrale cariño y comprensión.
Entiende a tu hij@, pregúntale, habla con él/ella a menudo para saber qué piensa.
Establece unos objetivos de conducta a los que quieras llegar e involúcrale.
Si es necesario, riñe o castiga. Eso no hará que lo quieras menos.
Cuando haya algún problema, ayúdale a enfocarse en las soluciones.
Sé un ejemplo para él. Aquellas conductas que quieres que él adquiera, tenlas también tú, no se puede predicar sin el ejemplo.

Publicado por mireiaestevecoach

Coach de vida de mujeres Te empodero para que vivas la vida de tus sueños

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: