Sobre mí

Coach, conferenciante, formadora y, sobre todo, una apasionada de la vida

Soy Mireia Esteve, coach de vida de mujeres. Desde pequeña, me tocó vivir situaciones muy duras.
Tanto, que desarrollé un transtorno de tartamudez. Era incapaz de decir una frase entera, sobretodo cuando estaba insegura, que era la mayor parte del tiempo.

Eso me impedía hacer algo que me encantaba: hablar con la gente. Así que aprendí a escuchar; las personas de mi entorno me contaban sus «problemas», yo les iba haciendo preguntas despacio, hasta que dábamos con su solución.

Cuando ya fui mayor, conseguí sanar mi tartamudez leyendo en voz alta usando una grabadora. Había días que conseguía leer una frase, otras una página, pero lo logré.
Y eso hizo darme cuenta que si me podía ayudar a mí misma, como sabía escuchar a los demás, podría también ayudarles. Por eso me formé como coach.

Ver como mujeres que no se sentían merecedoras, vivían con dependencia hacia sus parejas, consiguen brillar, me llena el alma y me reafirma que elegí la mejor profesión del mundo.


Cada mujer que llega a mí, tiene algo que enseñarme

He aprendido y sigo aprendiendo de todas ellas. Siempre he pensado que nadie es más que nadie.
En todos los programas, cursos y talleres que doy, es algo que dejo muy claro: no soy más ni mejor que tú.

Sé muy bien cómo se siente una mujer con miedos, estancada en una situación que no la deja avanzar, que depende de otros para hacer su vida, con baja o nula autoestima y viviendo una vida que no quiere.

Desde muy joven conocí la dependencia emocional y la baja autoestima.

Sé qué significa que te etiqueten: «no vales para nada», «tal como eres no vas a conseguir nada en la vida».

Estas frases dolían más porque quienes las decían era los mismos que en teoría debían protegerme, darme cariño, enseñarme…

Encontré mi «para qué»: acompañar a otras mujeres a transitar en su propio camino hacia su empoderamiento y éxito personal.

He conocido a personas maravillosas que, por lo que estaban viviendo, sentían que no eran capaces, que no conseguirían nunca vivir felices o que nadie les querría siendo como eran.

En estos años de aprendizaje, tanto personal como profesional, me he dado cuenta que cada mujer es un mundo, cada mujer necesita tiempos y medios diferentes para poder sanar su vida.

No es lo mismo una mujer que ha sido mamá hace poco y siente que no llega a todo, que una mujer que sufre dependencia emocional.

Cada persona lleva su propia historia encima, cargamos con mochilas que pesan demasiado y muchas veces no somos conscientes de ello.

Por eso mis programas son 100 % personalizados. Trabajamos unidas para un único objetivo: que te sientas plena y feliz.


Mis servicios se basan en 4 pilares:
comprensión, reconocimiento,
transformación y celebración

Desde este espacio, encontrarás los recursos para dar una respuesta rápida y eficaz a tus problemas, para lograr superar tus bloqueos, tus miedos, conocerte y crear la mejor relación contigo misma.

Procesando…
¡Lo lograste! Ya estás en la lista.
A %d blogueros les gusta esto: